Autoempleo, un recurso o una salida?

Autoempleo, un recurso o una salida?

Largarse solo con un emprendimiento no siempre es 'ser tu propio Jefe'.

A menudo suelen verse en los CV de postulantes algunos de los puntos mencionados en el titulo de esta nota. Con este artículo intentaremos ayudar con algunas cuestiones que tienen que ver con la valoración que hacen las consultoras de recursos humanos ante estos casos. Generalmente lo notamos cuando nos encontramos frente a una persona a la que estamos entrevistando, vemos que lleva muchos años en una empresa y esta estancado; la otra parte la detectamos cuando luego de hacer su experiencia, vuelven al trabajo tradicional y no pueden insertarse fácilmente. El autoempleo como posible solución pareciera ser una idea soñada o bien una esperanza de ser realizada alguna vez. En realidad son muchas cosas juntas; a veces una salida y a veces un recurso. Mayormente se produce por una necesidad propia real de demostrar o demostrarse que uno puede hacer de otra manera “mejor” lo mismo que realizaba en su trabajo. Otra razón es la desconformodidad con las condiciones de los trabajos, el trato con el Jefe y la paga por supuesto. Si bien el ser autónomo es trabajar por cuenta propia, no necesariamente es mas distendido o con menor responsabilidad, generalmente antes de ser tu propio jefe comenzaras siendo tu propio empleado. Debes tener en cuenta que antes hacías una tarea o dos y ahora tendrás que hacerlas todos, al menos hasta que puedas tomar tus propios colaboradores. Quienes tienen un oficio o una profesión y ejercen esa actividad unipersonal es posible que sienta un verdadero autoempleo o que puede manejarse los tiempos. Ahora, si se pretende emprender algo mas grande o formar una sociedad la cosa cambia y mucho. Hay que tener todo pensado y resuelto antes de empezar. Que se va a hacer, donde, cual es el publico al que va a apuntado el producto, quien se encargara de los números, cual será la estrategia comercial, etc.
De todos modos, es muy bueno que así sea, ya que de esa manera nacen las Empresas. Con divisiones, con gente claramente superior no descubierta o valorada, o a veces con arriesgados. Las Empresas conocidas como “de garaje” son famosas y por sobre todas las cosas… reales.
Por eso el consejo es emprender, innovando todo lo que se pueda u optimizando lo ya existente para no entrar en la competencia de algo ya trillado y no relevante.
También hay que estar preparado para el fracaso; para levantarse y seguir como para la vuelta al trabajo convencional. Todo depende de nosotros mismos y un toque de suerte.